Por el aniversario del lanzamiento del último disco de los Beatles, Abbey Road, te contamos 20 curiosidades, tanto musicales como de la emblemática portada que convirtió dicha calle en uno de los principales destinos turísticos en Londres.

 

  1. Durante parte de la grabación del álbum, John Lennon no estuvo presente debido a un accidente. Por ello y por las tensiones que los integrantes vivían entre ellos, el ambiente en el estudio era demasiado tenso, y a menudo cada integrante de la banda grababa sus canciones con músicos de estudio. En Here Comes The Sun, John Lennon por primera vez no toca ningún instrumento. La canción fue grabada en su ausencia.

 

  1. Tuvieron que convencer a George Martin para que fuera el productor. Después de unas sesiones bastante complejas para el White Album o The Beatles (1968) y para el Let It Be (1970) (disco que fue grabado antes que el Abbey, pero lanzado después) Martin sentía que había cerrado su ciclo con los cuatro músicos de Liverpool. Sin embargo, aceptó trabajar en la grabación de Abbey Road después de que Paul le suplicara, eso sí, bajo la condición de que él tendría el control en el estudio, tal y como había pasado en los primeros discos de la banda.

 

  1. El mismísimo líder de The Alan Parsons Project, quien para ese entonces sólo tenía 21 años, fue uno de los ingenieros asistentes durante las sesiones de grabación de Abbey Road (1969). Pero este no fue el único gran disco en el que trabajó en aquella época, ya que durante junio de 1972 y enero de 1973 presenció y trabajó con Pink Floyd en su disco Dark Side of the Moon (1973).

 

  1. Durante la semana del 17 al 23 de julio de 1969 el primer Beatle en llegar al estudio era Paul McCartney. Siempre llegaba alrededor de 30 minutos antes de comenzar la sesión y en ese momento realizaba una toma Oh! Darling justo antes de que el resto del grupo llegara. Según Paul “quería que sonara como si hubiera estado tocando toda la semana” y grabar a esa hora de la mañana sin haber usado mucho su voz durante el día, le permitía al músico la textura y color que buscaba para esa canción.

 

  1. Something fue elegida como la mejor canción de Abbey Road. Todos estuvieron de acuerdo en que la composición de George Harrison era el punto culminante del disco. A Frank Sinatra le gustaba tanto que hizo dos grabaciones del tema, al que llamó “la mejor canción de amor de los últimos 50 años”. Cabe destacar que Sinatra pensaba que el tema había sido compuesto por Lennon y McCartney.

 

  1. Martin y McCartney querían realizar otra declaración conceptual y sonora tan importante como la que había ocurrido un par de años atrás con el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967), por lo que se les ocurrió realizar un medley de canciones. Sin embargo, Lennon quería un álbum clásico y tradicional en el que las canciones son una en sí mismas y no están conectadas. Fue entonces cuando se pensó hacer la cara A con las canciones de Paul y una cara B con las canciones de John. Finalmente Lennon terminó participando en el medley con canciones como Sun King, Mean Mr. Mustard y Polythene Pam.

 

  1. Ringo Starr también grabó una de sus más importantes composiciones para este álbum. Ayudado por George Harrison e inspirado durante una visita a la costa después de renunciar a la banda por unos pocos días mientras se grababa el White Album, Starr escribe Octopus’s Garden.

 

  1. Ringo es nuevamente protagonista durante el final del medley presente en la cara B del disco, considerado el mejor de todos los tiempos. La última canción del medley es “The End”, canción que tiene la particularidad de tener el único solo de batería que Ringo grabó jamás. Tuvieron que convencer a Ringo para que hiciera ese solo de batería. Muchos creían que este sería el último álbum del cuarteto de Liverpool, incluido Ringo Starr, quien por este motivo accedió a tocar un solo de batería en The End. Desde siempre, el baterista se había resistido a realizar ningún solo a pesar de que muchos le insistieran. Además la canción cuenta con 3 solos de guitarra seguidos, primero McCartney, luego Harrison y finalmente Lennon. Al finalizar la canción se pronuncia la frase que marca el final de la banda más importante de todos los tiempos: “and in the end, the love you take is equal to the love you make” (“y al final, el amor que recibes es igual al amor que das”).

 

  1. Her Majesty terminó siendo una canción ‘escondida’ por accidente. Para ensamblar el medley de canciones que habían pensado para el disco, la canción Her Majesty estaba ubicada entre Mean Mr. Mustard y Polythen Pam. A Paul McCartney no le gustaba la canción y pidió que la sacaran del disco. Esta información no le llegó al ingeniero John Kurlander y la pegó 20 segundos después de The End. Posteriormente envió la cinta de la que se realizaron los acetatos, con esta canción incluida. Al escuchar el tema de esta manera, Paul sí aprobó la canción y finalmente permaneció en el disco.

 

  1. En 1973, John Lennon fue demandado porque la línea inicial de Come Together era muy similar a una línea del tema You Can not Catch Me de Chuck Berry. El acuerdo extrajudicial obligó a Lennon a grabar tres canciones cuya propiedad fuera para la editorial de Morris Levy, el demandante. Esas canciones fueron a parar, como covers, en el disco Rock’ n ‘Roll (1975) de Lennon como solista.

 

LA HISTORIA DETRÁS DE LA PORTADA

 

  1. Originalmente no se iba a llamar Abbey Road. El título original para esta obra iba a ser Everest, pues esa era la marca de cigarrillos que fumaba uno de los ingenieros de grabación, Geoff Emerick. Cuando se habló de que la foto portada iba a ser tomada en el mismísimo monte Everest, ningún Beatle quiso viajar a Nepal. Cuando preguntaron dónde iban a hacer la foto de portada, McCartney dijo: “en la calle del frente”.

 

  1. La emblemática foto de los 4 Beatles cruzando el paso de cebra fue tomada el 8 de agosto de 1969, alrededor de las 11:30 a.m. El fotógrafo Iain Macmillan tuvo alrededor de 10 minutos para realizar la captura ya que la policía tuvo que detener el tráfico. Se realizó a las afueras de los estudios de EMI en Abbey Road y el concepto fue desarrollado por Paul McCartney, quien ‘esbozó’ la idea. John Kosh, el director creativo de Apple Records, el sello discográfico de The Beatles también participó en el proceso.

 

  1. Se hicieron 6 fotografías en total. En las fotos 1, 2, 3, 4 y 6 el paso de los cuatro Beatles no estaba coordinado. Sólo en la número 5 su andar estaba acompasado. Esta fue la seleccionada por McCartney para ser la definitiva.

 

  1. Para la ciudad de Londres, el lugar en el que se hizo la foto merece, desde diciembre de 2010, el grado II de interés cultural e histórico. Sigue siendo un lugar al que se acercan seguidores de la banda de todo el mundo para hacerse una réplica de la foto, o sentarse bajo la puerta del mítico estudio de los Beatles.

 

  1. El Volkswagen Escarabajo que aparece aparcado detrás, con matrícula LMW 281F, solía estar a menudo en ese lugar y se intentó pedir que se retirara, pero no encontraron a su dueño. El vehículo se hizo tan célebre que en los años siguientes a la publicación del disco su matrícula fue robada en repetidas ocasiones. En 1986 se vendió en una subasta, por el precio de 2.530 libras. En 2001 figuraba en un museo alemán.

 

  1. Tommy Nutter era el diseñador de los trajes que llevaban los Beatles en la foto, con la excepción del de George Harrison, que no vestía traje, sino camisa y pantalón vaquero.

 

  1. Es la única portada de los álbumes originales de los Beatles en la que no aparecen ni el nombre de la banda ni el título del disco.

 

  1. El hombre que aparece en la acera de la derecha es un turista estadounidense llamado Paul Cole. No supo que había aparecido en la portada del último álbum de los Beatles hasta que se topó con una copia de Abbey Road meses después.

 

  1. McCartney llevaba sandalias en las dos primeras fotos, pero luego se descalzó para estar más cómodo. El hecho de aparecer descalzo en la portada de Abbey Road sirvió luego como una de las supuestas pistas en la teoría de «Paul está muerto», mito que empezó a circular en septiembre de 1969.

 

  1. Sobre la teoría de la muerte de McCartney, esta portada solo contribuyó a la imaginación de los fanáticos que sacaron absurdas y rebuscadas conclusiones para encontrar respuesta donde no las había. Se basaba en la manera en que aparecía The Beatles en la portada: cruzando el paso cebra de la calle en fila india, como escenificando un cortejo fúnebre. Lennon iba vestido de blanco: era el predicador o sacerdote; Ringo iba de luto, era el amigo del difunto. Harrison, a su vez, iba vestido con ropa vaquera e informal: era el enterrador. Paul era el único de los cuatro que iba descalzo, caminando con los ojos cerrados. En muchas culturas orientales, los difuntos eran quemados descalzos. Además, su paso estaba descoordinado respecto al resto de The Beatles, como si no perteneciera a la procesión. Por último, el coche negro estacionado a la derecha, en segundo plano, parecía un coche fúnebre o un coche de policía, la cual tuvo el sigilo adecuado para no revelar la supuesta muerte del músico, y el número 281F de la matrícula del Volkswagen Escarabajo estacionado a la izquierda, fue interpretado como 28 años (“28 IF”) que tendría Paul si el artista aún siguiera vivo.

 

 

Aquí te dejamos todo el merchandising oficial y exclusivo de los Beatles.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

close